« La Cabrerés calienta motores | Inicio | Hermida Vs Absolon »

El Doctor House y el doping

por biker | 25 Abril 2007

El Doctor House abronca al ciclista dopado

Ayer por la noche no me lo podía creer. En el capítulo de la serie Doctor House de Cuatro, uno de los repetidos, pero que yo no había visto, el matasanos se enfrentaba al caso de un ciclista profesional que sufría una repentina parada cardiorespiratoria. De primeras, el galeno sospechó que el corredor se dopaba con EPO, por lo que soltó una supuesta explicación científica sobre las consecuencias que el consumo de esta substancia prohibida puede acarrear para el cuerpo humano. Pese a sorprenderme la temática del episodio -en ningún caso justifico el uso de sustancias prohibidas o dañinas-, lo que me dejó atónito fue lo que vino a mitad de película. Criminal. Realmente alucinante…

Lo cierto es que el ciclista confiesa haberse metido todo tipo de drogas, aunque finalmente, sus problemas se deben a otra enfermedad. O eso me pareció, porque tampoco estoy yo muy puesto en esto del Doctor House. Lo realmente increíble es que el paciente, consumidor de sustancias prohibidas confeso, se despide diciendo que se va a la Vuelta a España a competir. Bien, no sé si será una licencia de doblaje o de Cuatro, pero os aseguro que la serie ha levantado ampollas en el mundo del ciclismo. Ya sabéis que la sensibilidad en este tema está últimamente a flor de piel.

Y es que, sólo unos minutos después, en el programa de radio EL LARGUERO, de la SER, a propósito de la suspensión de empleo y sueldo de Ivan Basso por su equipo, el Discovery Channel, puede escuchar una entrevista a Víctor Cordero, presidente de los organizadores de las grandes vueltas ciclistas y cabeza visible de la Vuelta a España, en la que mostraba su indignación por el hecho de que se les ponga en el punto de mira desde, incluso, las series de ficción.

Para los que tengáis canales digitales, podéis volver a ver el capítulo -titulado ‘Dar vueltas’, de la segunda temporada- hoy, miércoles 25, en el canal Fox, a las 17.00 horas. No faltéis…

Categorías: Carretera, Curiosidades, Noticias | 2 Pedaladas »

2 Pedaladas to “El Doctor House y el doping”

  1. josemmolina dice:
    25 Abril 2007 a las 9:06 am

    Pues yo creo que con el artículo ya tenemos bastante.

    Con estas cosas lo que hay que hacer es no verlas, para que los de la publicidad vean la caída de Share y retiren la serie de marras y se acabó. Y que toquen las narices a otros.

  2. Gen dice:
    12 Agosto 2007 a las 5:37 pm

    Todo deporte de alto nivel es un doping en si mismo. La gloria, y todo lo que ella conlleva, es la única droga. Cualquiera de las sustancias dopantes son solo el medio para alcanzarla.

    El doping que ahora sale a la luz, y que tanto parece escandalizar al público de hoy, lleva décadas surcando la sangre de los deportistas de todos los deportes. En plena guerra fría, los países, los del Este sobre todo, usaron a hombres y mujeres como si fueran ratas de laboratorio en pos del triunfo nacional. La cantidad de medallas de oro alcanzadas por una nación en los Juegos Olímpicos eran una forma metafórica de demostrar su superioridad, quizás porque todos sabían que cualquier otra guerra no metafórica hubiera sido un desastre para todos por la capacidad de destrucción de sus armas.
    Hoy en día el deporte sigue bastante nacionalizado aunque la glorificación individual del campeón también ha adquirido dimensiones absurdas e insultantes.

    El doping está tan normalizado y extendido que en cualquier ciudad hay unos cuantos gimnasios que te preparan un ciclo de esteroides simplemente para lucir palmito en verano. Con lo que en los años 70 los deportistas de elite se chutaban hoy se pincha el pueblo llano. Más de uno ha terminado con tetas, estéril, con los testículos como canicas, hipertensos, cancerosos del hígado, páncreas… por un dopaje sin ningún tipo ni de sentido común ni de control médico; por no hablar de las mujeres con voz de camionero y mandíbula de boxeador que se tienen que afeitar todas las mañanas para recordarse entre lágrimas que siguen siendo mujeres.

    Algunos dicen que el doping es malo para la salud y que por eso es necesario erradicarlo. Sí, puede que sí, sobre todo el realizado sin ningún tipo de control médico. Pero es que los mismos entrenamientos que hacen los atletas de elite son perjudiciales, auténticas aberraciones para el cuerpo. Lo que pasa es que cuando llegan los Juegos Olímpicos y vemos a un tío cachas hacer el Cristo en las anillas y a continuación dar 2 mortales planchados hacia atrás y caer al suelo de pie como si ná soltamos un: ¡ohhhhh, increíble! Bien, esos modelos de fuerza, agilidad y salud, seguramente tengan los dos hombros operados, tendinitis crónica en los codos, las rodillas echas polvo y los tobillos con un historial de esguinces y clavos dentro que ni te cuento. El deporte de alto nivel no es saludable.

    Luchadores contra el dopaje, podréis prohibir todas las sustancias que queráis, tarde o temprano, saldrá otra cosa. Ya hay otra cosa. Ya sabéis que la trampa va por delante de la ley. ¿Entonces?
    Al final, si esto sigue así, tendremos robots con apariencia humana corriendo los 100 metros lisos en 5 segundos. Claro, que, entonces, la verdadera competición y mérito sería la de los ingenieros que construyan esos androides, al igual que ahora, gran parte del mérito de las victorias de los atletas, corresponde a los médicos. Deberían darles medallas a ellos también.
    ¿Habría que hacer entonces el control antidoping también a los ingenieros (Fórmula 1)-médicos? Porque, coño, resulta que también hay drogas que favorecen la concentración, la creatividad, la activación de determinados lóbulos, la capacidad de síntesis, el uso de uno u otro hemisferio o de los dos a la vez…

    Por mi que lo hagan todo legal y que se dopen todos los que lo deseen. Por mi que reviente todo el deporte de alto nivel… porque lo que está podrido es esa comparación, esa filosofía que nos obliga a cotejarnos los unos con el otros ya desde pequeñitos y que los padres, maestros… fomentan con una insolencia atroz. La lucha contra el doping es una estupidez; es pelear contra la consecuencia y no contra el origen.

    El doping es ganar y también es miedo a perder… porque si pierdes, oh, no solo pierdes la medalla, la copa, la gloria, la fama, la pasta o el contrato publicitario… es que te crucifican, te machacan. Solo hay que ver la crudeza con que tratan a un jugador cuando no cumple con las expectativas que su contrato multimillonario presupone.

    Propongo barra libre y que los que quieran se sienten a contemplar el espectáculo de la decadencia. Cuanto antes acabe esto, mejor; antes comenzará la resurrección. La lucha contra el dopaje nada mas hace que retrasar lo inevitable.

Comentarios