« Probamos la Hood Bike que sorteamos | Inicio | Damos el salto a Facebook »

Cómo evitar la baja forma del invierno

por biker | 22 Enero 2011

Este invierno no está siendo muy duro, pero la estación del frío y la nieve es, sin duda, la época del año en la que alcanzamos un estado de forma más bajo. El mío es últimamente inexistente. Habré ciclado unos 120-150 kilómetros en el último mes. Si a eso unimos los excesos navideños, que es ahora realmente cuando pasan factura, nos encontramos con un panorama un tanto descorazonador.

Pero, ¿qué sucede cuándo estamos bajos de tono físico? ¿Qué sensaciones nos asaltan al volver a subirse a la bicicleta? ¿Cómo podemos mantenernos lo mejor posible sin montar en bicicleta? Bueno, ahí van algunos consejos basados en mi propia experiencia.

¿Cómo saber si estamos flojos? Basta con escuchar a nuestro cuerpo. Dicho así, suena muy subjetivo, pero podemos ayudarnos de un parámetro que no falla: el ritmo cardiaco. En esta época del año es cuando más oigo pitar a mi pulsómetro. En recorridos por los que antes podía circular a 140-145 pulsaciones, ahora paso fácilmente de las 160. Es curioso, porque la sensación de ir por encima de nuestro umbral anaeróbico cuando estamos en baja forma no es tan dolorosa como cuando uno está en forma. Supongo que es así porque el rendimiento es muy inferior en comparación al esfuerzo al que nos enfrentamos cuando nos sentimos potentes.

Otro síntoma de un mal estado de forma es que somos más propensos a los dolores y las lesiones. ¿Cuántas veces uno ha empezado a rodar por primera vez en mucho tiempo y ha comenzado a padecer todo tipo de problemas musculares y artríticos, por ejemplo?

¿Pero qué podemos hacer si vamos a dejar de hacer bicicleta en una temporada por falta de tiempo o por mal tiempo? La mejor alternativa es el rodillo. Ayuda a mantener el peso y la pedalada. Un buen sustitutivo son
también las clases de spining, aunque hay que moderar el esfuerzo y que no sean muy explosivas. Otras buenas soluciones son la carrera continua suave y la natación. Tampoco está mal hacer algo de máquinas en el gimnasio, aunque con cierta moderación, sobre todo en lo que a las piernas se
refiere.

¿Y si no puedo hacer nada de esto?
Pues deberíamos dedicar por lo menos unos minutos al día a mantener nuestra elasticidad. Yo recomiendo hacer estiramientos variados. Tampoco está mal hacer un rato de pesas en los tobillos.

Categorías: Noticias | Ninguna Pedalada »

Comentarios